El Día de los Trífidos (1962) – crítica

Ficha de la película El Día de los Trífidos

Título original: The Day Of The Triffids
Año: 1962
Director: Steve Sekely
Reparto: Howard Keel, Kieron Moore, Nicole Maurey, Janette Scott

El Día de los Trífidos

El Día de los Trífidos

SINOPSIS de El Día de los Trífidos

Bill Masen es un biólogo británico que se encuentra convaleciente de unas heridas en la cara, y que tiene vendados los ojos,y unas horas antes de abandonar el hospital, se produce en todo el mundo una lluvia de luces verdes causadas por unos meteoros.

Bill Masen está convaleciente en el hospital..

Bill Masen está convaleciente en el hospital..

A la mañana siguiente, nota que nadie le atiende en el centro sanitario y que no parece haber ninguna persona cerca de él.Valiéndose por sus propios medios, sale del centro y por otros encuentros con personas que va hallando, se entera de que todos los que vieron el fenómeno luminoso la noche anterior se han quedado ciegos, menos unas cuantas personas que como él no observaron las luces.
En el Londres de su residencia todo es un caos, pero para complicar todavía más las cosas, los trífidos, unas plantas carnívoras gigantes que tienen capacidad de movimiento y un aguijón venenoso con el que atacan y matan a sus presas, se ven de repente sin custodia en las instalaciones que los albergan, y comienzan a invadir el planeta…

Una lluvia de luces se produce en todo el mundo...

Una lluvia de luces se produce en todo el mundo…

COMENTARIO sobre El Día de los Trífidos

Dirigida por Steve Sekely en 1962, El Día de los Trífidos es una producción británica de clase B y es la primera adaptación al cine de la obra del mismo título del escritor británico John Wyndham.
John Wyndham es uno de los clásicos de la ciencia ficción y escribió esta obra en 1951, siendo su primer gran éxito.
El Día de los Trífidos también fue estrenada con los títulos de Invasion Of The Triffids y Revolt Of The Triffids, y en España se la conoció con el título del post y también como La Semilla del Espacio.Por cierto, la película fue rodada en Inglaterra pero también en España, en Alicante concretamente, donde sabemos que hay una gran tradición de floricultura.

El relato es de carcater post-apocalíptico, y narra en primera persona los avatares del protagonista Bill Masen, un biólogo que por casualidad está incapacitado de la vista cuando ocurre un fenómeno que ciega a toda la población del mundo, y se convierte en testigo del caos que se produce, caos que se ve agravado por la presencia de los Trífidos, unos vegetales que poseen tres raíces (de ahí su nombre) y que han sido creados artificialmente por el hombre.Los trífidos son carnívoros, pueden moverse y parecen poseer una inteligencia y organización de tipo social, como los insectos.

Comienza la pesadilla...

Comienza la pesadilla…

Este es el argumento de El Día de los Trífidos.La idea del tema le surgió a John Wyndham cuando regresando cerca de unos jardines, observó algunas plantas con sus capullos dirigiéndose al cielo y moviéndose por el viento.
Como vemos, es una historia sencilla, pero en su día levantó un éxito inesperado.Hasta entonces, el tema de los desastres a los que se había enfrentado la Humanidad giraba en torno a ataques de extraterrestres de varias procedencias, y el dominio del mundo y la lucha por impedirlo era siempre parecida.
Pero en El Día de los Trífidos todo esto cambia, y el enemigo no es de fuera de la Tierra, sino de dentro y está creado por el hombre, que no había previsto algo como la ceguera que impediría el control de la monstruosidad creada.
Y ahí está el valor de esta película.Se le ha criticado mucho la pobreza en la adaptación de la novela de Wyndham, en cuanto al desarrollo y a los efectos especiales, pero quitando esto es soberbia.
El Día de los Trífidos también hereda el sentimiento apocalíptico que imperaba en el mundo en los cincuenta y sesenta, con la Guerra Fría en todo su apogeo, y como otras también es producto de esa época.
Por lo demás, estamos ante otro de los clásicos de la ciencia ficción de todos los tiempos.
John Wyndham fue un maestro de los clásicos, y la película es una digna recreación de su novela.
Hemos de decir que en 1981 hubo una serie de televisión británica, con el mismo título, y leves diferencias respecto de esta película.En ella se veían más claramente el comportamiento asesino de las plantas y se encontraban respuestas que en la primera película no existían o que vagamente se intuían (la procedencia de los trífidos, por ejemplo…).

Luchan contra ellos...

Luchan contra ellos…

En resumen, El Día de los Trífidos es una magnífica producción que con todas sus carencias y simplezas, es ya un clásico, y como tal podemos tenerlo en nuestra videoteca personal.
Y si además leemos ciencia ficción, es toda una maravilla para conservar.John Wyndham, la novela y esta película son ya historia de la Ciencia Ficción, con mayúsculas.

Nuestra valoración: 89/100 puntos

Puntuación

Nota 89
Total
89 Muy buena!

Daniel Moya
Daniel Moya

Ingeniero técnico en informática, especialista en diseño y programación web, diseño gráfico y consultoría SEO. Amante del cine de ciencia ficción y los videojuegos.

Déjanos un comentario